Tortelli con calabaza pasta fresca al huevo casera 250 gr



-O BIEN-

Disponibilidad: En existencia - listo para su envío en 2 días

10,90 €
 5.0  -  1 reviews
 
 
 

SHIPPING: working days

 
STANDARD
EXPRESS

  Italy
1 / 2
1 / 2

  EU
2 / 3
1 / 2

  Other
4 / 5
2 / 3

Descripción rápida

Tortelli con calabaza, pasta fresca casera al huevo Empaquetado en atmósfera modificada, peso 250 gr, 20 piezas

Detalles


Directamente desde Parma:

- Tortelli con calabaza, pasta fresca casera al huevo

Empaquetado en atmósfera modificada, peso 250 gr, 20 piezas

La pasta, preparada con huevos enteros pasteurizados y enrollada según la mejor tradición de la pasta fresca emiliana, contiene un corazón de calabaza, Parmigiano Reggiano DOP y galletas Amaretto. Un plato sabroso y listo en un rato.

Curiosidad:
El Tortello con calabaza pertenece a una larga tradición que se remonta al Renacimiento (siglo XVI), a las cortes de los Gonzaga y Estensi. En este período, el "cappellaccio" comenzó a aparecer en los recetarios de la corte de los Gonzaga en Mantua. Esta delicia se prepara en varias ciudades de Emilia Romagna (aunque con algunas diferencias) y en Mantua, donde se conoce como "Turtell Mantovano" y se considera un plato tradicional.

Ingredientes para la pasta:

Harina de trigo, sémola de trigo duro, huevos enteros pasteurizados, agua, sal, antioxidante E300.

Ingredientes para el relleno:

Calabaza, Parmigiano Reggiano DOP, huevos enteros pasteurizados, galletas Amaretto, hojuelas de patata, sal, nuez moscada, conservante E202

Alergenos:

Leche, huevos, semillas de albaricoque, trigo, almendras; puede contener apio y soja.

Fecha de caducidad:

Mínimo 10 días

Cómo conservarlos:

Conservar en la nevera a una temperatura que no supere los + 4 ° C. A consumir previa cocción antes de la fecha de caducidad. Puede conservarse en el congelador a -18 ° C durante 6 meses a partir de la fecha de compra.

Consejos para la receta tradicional:

Cocina los Tortelli en agua hirviente con sal durante 4/5 minutos. Prepara un salsa de mantequilla derretida con salvia y viértela directamente en el plato. Sírvelo con una generosa cantidad de Parmigiano Reggiano rallado.